Sierra de la Culebra

Situación: Al noroeste de la provincia de Zamora en las comarcas de Aliste y Tábara, limitando con las de la Carballeda, Sanabria y Tras os Montes en Portugal.

Superficie: LIC 61305 has, Reserva Regional de Caza 67.340 has.

Paisaje: Montañas de relieve suave y redondeado, con una altitud máxima de 1.235 metros en Peña Mira. Extensas formaciones de pinar y brezal tapizan este vasto territorio.

Vegetación más representativa: Pino Silvestre, Pino Negral, Roble Rebollo o Melojo, Alcornoque (el límite más septentrional de su distribución), Brezales (Brezo Rubio o Colorado, Mogariza o Brecina, Carquesías), Escobonales (Escoba Negra, Escobón Morisco), Cambrionales y Piornales (Erizones, Cambriones o Piornos, Retama Blanca y Aulagas), Cantuesares y Tomillares (Tomillo, Mejorana).

 

Fauna más representativa: Trucha Común, Salamandra Común, Águila Real, Murciélago Ratonero Pardo, Águila Culebrera, Halcón Peregrino, Azor, Lobo, Corzo, Ciervo, Nutria, Gato Montés, Jabalí.

 

Medidas de protección: Reserva Regional de Caza, LIC, REN.

Si tuviésemos la suerte de poder volar por encima de la Sierra de la Culebra, veríamos su inquietante y curvilínea forma, reptando de este a oeste. Esta caprichosa estructura tiene su explicación en la orogenia hercínica, cuando los fondos marinos de esta zona fueron levantados por esta brutal fuerza.

La Sierra de la Culebra pertenece a una de las seis zonas que integran el famoso Macizo Hespérico, concretamente a la zona centro ibérica. Un golpe de vista inmediato sobre el horizonte que se dibuja en las cumbres de la Sierra de la Culebra nos desvela la presencia de crestas pétreas de cuarcita. Curiosamente, la antigüedad de estas rocas se puede conocer por la presencia de las marcas fosilizadas que los Trilobites (animales marinos) dejaban sobre la roca.

 

A medida que avanzamos hacia el sureste, la Sierra de la Culebra se ramifica formando cadenas montañosas de menor altitud y longitud: la Sierra de las Cavernas, al norte de Tábara, o las sierras de Las Carbas, Cantadores, Roldana o Sesnández, que penetran en tierra de Alba, en dirección al río Esla.